Taller Internacional de Belgrado

Posted by

Hay más de 2,5 millones de trabajadores desplazados y alrededor de 1,4 millones de trabajadores transfronterizos, y estas cifras aumentan cada año. Entre ellos hay trabajadores poco cualificados, pero también algunos altamente educados y calificados. En circunstancias donde existe una creciente necesidad de mano de obra nueva, este tipo de trabajo proporciona servicios temporales en países a los que se envían los trabajadores, pero también puede ser un caldo de cultivo para el mal uso, el trabajo no remunerado, la competencia desleal para los empleadores, así como para la evasión fiscal y la violación de la política fiscal. De cualquier manera, afecta las condiciones de trabajo y la posición de los trabajadores.

Hemos sido informados sobre esto en el taller internacional «Protect our workers «, que se celebró en Belgrado los días 5 y 6 de marzo como parte del proyecto «Facilitating transnational administrative cooperation and improve access to information and counselling of posted workers». En la reunión, a la que asistieron representantes de los sindicatos OPZZ (Polonia), Cartel Alfa (Rumanía), ZSSS (Eslovenia), GWU (Malta), CGIL (Italia), LPSK (Lituania), CATUS (Serbia), así como los representantes de ASITECO (España), se señaló que la recientemente revisada Directiva 957/2018 modificada (que promueve el principio “igual remuneración por igual trabajo”), aunque es alentadora, es solo el punto de partida y ciertamente no es suficiente para resolver los numerosos problemas. Al mismo tiempo, impone una actividad positiva y fructuosa de los sindicatos y de las empresas.

Los debates políticos y académicos actuales se centran casi exclusivamente en los riesgos del «dumping social», del fraude social transfronterizo y de la pérdida de empleos a nivel nacional. El discurso se enfoca principalmente en los trabajadores desplazados poco cualificados que se van de los Estados Miembros que ofrecen salarios bajos a los Estados Miembros que ofrecen salarios altos. Esta visión limitada marginó el uso del desplazamiento e influyo la aceptación pública, así como las políticas europeas y nacionales. Casi nunca se citan los eventuales beneficios del desplazamiento en la UE desde la perspectiva del Estado Miembro de origen, así como la del Estado Miembro de acogida.

Debido a la falta de estadísticas, tenemos que basarnos en hechos como: el análisis detallado de los beneficios y los costos del desplazamiento en la UE y la visión general de los posibles «ganadores» y «perdedores». Los trabajadores desplazados, los sindicatos, así como las instituciones que se ocupan de estos temas no están bien informados. Podemos ver eso al observar los resultados preliminares de la investigación que se realizó dentro del proyecto, con 250 encuestados de 8 países socios.

Con el fin de que el desplazamiento en la UE logre un «triple beneficio» (que beneficie a los Estados Miembros de acogida, a los Estados Miembros y a los países candidatos de origen, así como a los propios trabajadores desplazados), los trabajadores desplazados, los sindicatos y las instituciones que tratan estas cuestiones necesitan recibir mejor información. Es necesario que promuevan buenas prácticas de cooperación transnacional y diálogo social a nivel nacional y europeo. También es necesaria la cooperación entre los organismos de inspección responsables del control y del intercambio de información sobre la violación de las regulaciones.

Los participantes recomiendan: más cobertura en los medios de comunicación, informar mejor al público y compartir información a través de las redes sociales, el lanzamiento de una campaña a través de conferencias de prensa y la promoción de buenas prácticas bilaterales, así como del papel de los sindicatos en la protección de los intereses de los trabajadores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.